LINA BO BARDI. UNA ITALIANA EN BRASIL

 

Se expone por primera vez en España la obra de la artista Lina Bo Bardi

 

Achilina di Enrico Bo, la artista que firmaba sus obras como Lina Bo Bardi, había nacido en Roma en 1914 y hasta los 32 años nunca había pensado que su vida iba a transcurrir lejos de su país de origen. Trabajó como arquitecta en Milán, donde colaboró en revistas como “Lo Stile” y “L’Illustrazione Italiana”. En Roma conoció al crítico y coleccionista Pietro María Bardi, con quien se casó. Juntos fundaron la revista “Cultura della Vita” y juntos visitaron por primera vez Brasil en 1946 cuando a su marido le ofrecieron gestionar la creación del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo. Brasil ejerció desde muy pronto una fuerte atracción en esta mujer arquitecta cuya actividad artística abarcó además el diseño, la literatura, la museografía, la escenografía y el activismo cultural. Brasil la fascinó desde el primer momento por su cultura popular y por sus manifestaciones artísticas, desde la tradición a la vanguardia. No sólo adoptó la nacionalidad brasileña sino que decidió quedarse para siempre en este país para transformar el arte del viejo mundo del que procedía a través del nuevo mundo donde había descubierto una expresividad influida por la mezcla de razas y culturas diversas: europeas, indígenas, africanas… En 1951 concluyó una de sus obras más conocidas, la “Casa de Vidrio”, que sirvió primero como su propio hogar y más tarde como centro cultural brasileño. Entre otras arquitecturas de Bo Bardi destacan el Teatro Oficina y la plaza del Museo de Sao Paulo. Más tarde dirigió el Museo de Arte Moderno de Salvador de Bahía, para cuya sede restauró el viejo complejo arquitectónico colonial Solar do Unhao. Sus trabajos en Brasil son ejemplos de la renovación de la arquitectura de este país. Lina Bo Bardi murió en Sao Paulo en 1992.
UNA EXPOSICIÓN MULTIFACÉTICA
En esta primera exposición en España de Lina Bo Bardi se han reunido materiales de todas sus facetas: dibujos, pinturas, esculturas, fotografías, documentos, piezas de artesanía, objetos diversos… que se muestran en contexto con obras de artistas coetáneos que compartieron su misma pasión: Max Bill, Calder, Saul Steinberg o los brasileños Roberto Burle, Cícero Dias, Lygia Clark y Hélio Oiticia, además de una excelente representación de arte indígena y popular. El título de esta exposición, “Tupi or not tupi”, de reminiscencias shakesperianas, es un guiño al eslogan del “Manifiesto antropófago” que Oswald de Andrade escribiera en 1928 ilustrado por su esposa Tarsila do Amaral, uno de los manifiestos artístico-ideológicos de la vanguardia latinoamericana en el que se reivindica la cultura autóctona frente al colonialismo europeo, que es uno de los principios fundamentales de las creaciones de Lina Bo Bardi y de esta exposición.
Una de las aportaciones más interesantes que se hicieron expresamente para esta muestra es la reconstrucción de la “Gran Vaca Mecánica” que Lina Bo Bardi diseñó para el Museo de Arte de Sao Paulo que la artista italiana fundó en 1947, y que daba la bienvenida a los visitantes. Se trata de un contenedor expositivo construido en chapa de hierro coloreado en bermellón, dorado y azul arara, que puede incorporar en su cuerpo elementos como una radio, un motor térmico, antenas, elementos que se hacen funcionar a través de un circuito eléctrico. También están aquí la “Bardi’s Bowl”, un casquete esférico convertido en sofá, y la “Silla al borde del camino”.
TÍTULO. Lina Bo Bardi. Tupi or not tupi (Brasil (1946-1992)
LUGAR. Fundación Juan March. Castelló, 77, Madrid
FECHAS. Hasta el 13 de enero de 2019

Anuncios

EN LA MUERTE DE XULIO FORMOSO

A los 69 años se ha muerto en Madrid de un infarto el artista y cantautor hispano-venezolano Xulio Formoso. Había llegado a España hacía una semana con la esperanza de que aquí se pudiera operar de un tumor de garganta que le habían diagnosticado en Caracas hace unos meses. Ante la precaria situación de la sanidad venezolana decidió viajar a Madrid, donde vive una de sus hijas, para seguir un tratamiento que ya había iniciado en el hospital Ramón y Cajal. Ya había estado en España en 2016, a donde había llegado con la intención de quedarse a vivir en su país, pues mantenía la nacionalidad española, pero el gobierno venezolano nunca llegó a pasarle la pensión que le correspondía y que era lo único con que contaba para vivir (una situación que al parecer padecen varios miles de emigrantes retornados), por lo que tuvo que regresar a Venezuela.
UN ARTISTA POLIFACÉTICO
Xulio Formoso nació en Vigo y estudió el bachillerato en esta ciudad y en Bueu (Pontevedra), donde vivió varios años en la Casa de los Picos. Terminó sus estudios en el Liceo Gustavo Herrera de Caracas, donde vivió desde que en 1965 viajó a Venezuela para reencontrarse con su padre, el periodista Julio Formoso, exiliado en aquel país. En Venezuela inició una carrera de cantautor y fue miembro fundador del grupo de teatro Rajatabla. En 1970 publicó el álbum “Galicia canta”, producido con la intervención directa del poeta Celso Emilio Ferreiro, que participó en el tema “Pandeirada do Che” tocando el pandeiro. Pilocha y Luar na lubre hicieron versiones de algunas de las canciones de este disco.
En 1971 publicó el álbum “Xulio Formoso” y compuso la música de la obra de teatro “Tu país está feliz”, escrita por el poeta brasileño Antonio Miranda. Formoso grabó también un disco con las canciones de la obra. En 1972 compuso la música de “Venezuela tuya”, de Luis Britto, y en 1973 grabó el LP “Chipi Manahuac”, de claras influencias incaicas, fruto de sus viajes por Perú, Bolivia, Ecuador y Chile. Ese mismo año compuso la música de la obra “Jesucristo astronauta” de Antonio Miranda. En 1974 Formoso experimentó con la música infantil, actuando y cantando en “El elefante volador” de María Elena Walsh. En 1974 grabó su sexto LP, “La canción que va conmigo”, título de un poema de Celso Emilio Ferreiro. Posteriormente viajó a Puerto Rico y República Dominicana, de donde fue expulsado a causa de un recital en la cárcel de presos políticos. Ese mismo año intervino activamente en la campaña del Movimiento al Socialismo (Venezuela), participando en numerosos actos. Dos años antes había celebrado recitales en el Chile de la Unidad Popular, actuando con los hermanos Parra, y en 1973 pudo escapar por poco del golpe a Salvador Allende.
En 1975 publicó el LP Guillén el del son entero, dedicado a la obra do poeta cubano Nicolás Guillén, disco en el que experimentó con ritmos afrocaribeños. Ese año compuso la música y actuó en “El séptimo ángel”, de Ernesto Cardenal y realizó un programa especial en la televisión de Venezuela basado en el poemario Longa noite de pedra de Celso Emilio Ferreiro. Su disco “Levántate, Rosalía”, de 1976, estaba dedicado a la obra poética del venezolano Aquiles Nazoa. En 1977 grabó “Soles y centauros”, sobre la conquista de México y compuso la música para “El círculo de tiza caucasinao”, de Bertolt Brecht, obra en la que actuó como narrador y cantor. A la resistencia antifascista chilena en el exilio Formoso dedicó ese mismo año el LP “Fuego y poesía” En colaboración con el poeta gallego Farruco Sesto grabó en 1978 “Amantes de ningún lugar”, y en 2009 “De par en par”. En 2004 compuso la pieza sinfónica “Cantata a Bolívar” basada en el poema homónimo de Pablo Neruda. A principios de 2006 compuso las canciones del álbum “Cançoes perversas”, con letras de Antonio Miranda, grabado y editado en Brasil e interpretado por George Durand.
En junio de ese año fue nombrado por el gobierno de Venezuela Presidente de la Fundación Centro Nacional del Disco (CENDIS). Una de las primeras grabaciones de esta institución fue “Anda suelto el animal”, en 2008, una caja de tres CD’s con 39 canciones, un DVD y un libro, producto de la colaboración entre Formoso y Farruco Sesto, en el que contó con la participación de importantes cantantes y músicos venezolanos.
Artista plástico e escritor
Otra de las facetas de Xulio Formoso fue su actividad como artista plástico de vanguardia. Su última exposición fue “Objetos dispersos”, de 2008, en la Galería Red de Arte de Caracas. Desde 2007, escribía como columnista y articulista y dibujaba para diversas publicaciones culturales venezolanas.
Desde 2013 colaboraba con sus ilustraciones en Faro de Vigo y “Periodistas en español”. Son suyas también muchas de las ilustraciones de este blog, incluido este autorretrato que preside este artículo. Descanse en paz.